lunes, 18 de mayo de 2009

el tren

Fumando en la estación del tren, dejo pasar uno de ellos y visualizo desde allí, en el mp3 suena Charly García, y dejo que la brisa pase alrededor mía. Cojo el siguiente cercanías que me enseña Madrid con sus railes, dirección Mostoles El Soto, el tren se detiene en Villaverde Alto, y allí entran una persona pidiendo dinero, o comida. Sigo oyendo a Charly, y pasando del tema, si me veo con ganas de dar algo lo doy, pero sino paso, que las cosas no están para dar. Dejo de la do un poco el Mp3.
Puente Alcocer es la siguiente, y allí se suben un par de pijas, que te comen la moral con el tema de que no Kapital es la mejor discoteca de Madrid, y que una de ellas se había comido la boca con un pokero de esos que van vestidos con camisetas de estrellas rosas y grises, y con sus zapatillas doradas nike, marcando estilo pokero. La otra resumía su finde en Pachá, y luego en Gran Vía, en algún garito de "AMBIENTE", vacíando sus cubatas, y bailando en la tarima, intentando ligar con algunos de la sala, sin saber que la mayoría eran gays.
Las pijas siguen hablando y ven dos sitios en frente mía, las observo y una se quita la sudadera y lleva una camiseta de los Ramones, seguro que es de estas pijas, que se ha comprado la camiseta por la moda. Siguen hablando de sus rollos del finde, y aparece un chico muy alternativo, se sienta con ellas, y las pregunta ¿Cómo puedo llegar a Sol?, lo pongo en castellano, aunque lo dijo en espanglish, yo por dentro m reía por que las tías casi lo mandan a Plaza Castilla, y la otra por las explicaciones le decía que fuera a Chamartín y luego cogiera una serie de lineas de metro, un lio que no veas. Hasta que le dije sacando un plano de metro que tenía n la cartera, que lo mejor que podía hacer, era llegar en el tren hasta embajadores, y coger la linea tres, y que en dos paradas llegaría a Sol, el tio suspiró y me dijo Gracias.
las pijas se quedaron mirándome, y llegue a Mendez Álvaro, donde pude coquetear de nuevo con mi mp3, para escuchar alguna canción de Kiko Veneno,así alegrarme un poco la patata a base de ese estilo musical con duende incluido.

Llegue a Atocha, m cambié de tren, y ya me fui hacia Nuevos Ministerios, una de las pijas iba hacia el mismo andén, y se quedó mirándome de arriba a abajo, como cuando la policía te registra con los ojos. Pues ella igual. Me encontré a una amiga mía, la pija se despidió de mi, como queriéndome decir algo.

1 comentario:

cerillas Garibaldi dijo...

Ay las pijas, siempre nos molarán aunque las repudiemos....
Me gusta el post, pon más de estos plis, me gusta la vida real y en el metro más.

Un placer, como siempre, Ignacio