sábado, 9 de mayo de 2009

....

Si me congelo nada más tocar tus labios
esos que me dicen que la mentira es verdad
y sigo masturbando tu cuerpo con mis dedos
llegando ciertamente a tu deseo más intenso

si con tus ojos me puedo inventar un cuento
imagínate lo que puedo hacer con tu cuerpo
paseando por las dunas mágicas hasta llegar
al monte de Venus en plena y larga oscuridad

Los dioses atrapados locamente por Morfeo
se levantan en plena noche de vibrante oleaje
la histeria, los gemidos, el placer, los aullidos
de ti, mi luna sedienta de pasión estelar.

1 comentario:

cerillas Garibaldi dijo...

Jean, me pierdo entre tus versos. Soy más de prosa y por eso no comento mucho.
Sé feliz, Ignacio