sábado, 2 de mayo de 2009


Arropando el verano
con tus besos
ahogado en mi retorno
salvame de esta soledad

Apretando las manos
en busca de calor
mientras Lewis Carroll
nos lleva a su país de las maravillas

¿Cuánto hay que esperar para que su hada
y mi duende se crucen en el camino?
¿Cuántas cosas todavía no has oído de mi boca?
las mismas que espero yo de la tuya...

1 comentario:

Tu ojo izquierdo dijo...

No es romanticismo Jean, creeme.
Tampoco es una declaración de intenciones.
Que tal andas tu? Iba ir a lo de Miguel pero las cosas se torcieron y me entere mal y tarde.
Un beso.


(Por cierto, veo este blog mucho mas revitalizado, me gusta me gusta)