miércoles, 22 de abril de 2009

Porros y chantajes

- ¿fumas un cigarro conmigo?
- vale, salgamos fuera mejor.
- echaba de menos estos momentos
- si...te acuerdas cuando fumabamos a escondidas
- joder, te sigues acordando de eso
- Como me voy a olvidar, con la bronca que me echó mi padre
- ostia, y mi padre no te jode, que me fue dando ostias todo el camino
- si lo se no fumo ese día
- bueno, estuvo bien así por lo menos tienes cosas que contarte
- el otro día pille a mi hijo Salva, fumandose un peta
- ¿Qué hiciste?
- se lo quité, y le dije que la última vez que le viese
- ¿lo tiraste no?
- que coño, lo voy a tirar, le dije que me dijera donde tenía la tableta de chocolate
- y te la dio
- no, el niño es listo como su padre el cabrón, me empezó a recordar cosas de que me vio con una tia hace dos meses salir de un portal, y que la di un beso.
- joder te está chantajeando
- si, el cabron va y me dice Leopoldo Calvo Sotelo 21, que cabrón y encima me hizo una foto, para aumentar el chantaje
- Que hijo puta el niño, y ¿Qué hiciste con la tableta?
- pues nos la estamos fumando a medias, el cabrón me tiene pillado por los webos, pero ya le pillaré a el, que tiene un partido de fútbol en Barcelona, y no tiene pasta, a ver quien le suelta la guita.
- Muy bien Ramón, el Salva le voy a llevar yo un día con mi Carlos, a ver si se le quita la tonteria del chantaje emocional
- vamos a fumarnos esto que he traído del cuarto de mi hijo.
- materia colombiana.
- si, marihuana traída de Leganés, donde ultimamente se pasan los mejores porros de Madrid.
- pues na liate uno
- cojonudo...

2 comentarios:

Petite_Poignet dijo...

Vaya, gracias de nuevo.

cerillas Garibaldi dijo...

En efecto, las generaciones convergen y se tocan, es el fruto de haber tenido tanta libertad....
Me gustó, sobretodo porque me lo imaginaba muy real según lo leía.

Un placer como siempre, Ignacio