domingo, 29 de junio de 2008

se olía el final de un ciclo

Seguía rodando en el tocata, el vinilo de Aviador dro, Selector de frecuencias, seguía siendo el tema que más escuchaba y admiraba del grupo madrileño. Habían pasado muchos años de la desaparición de aquel que fue mi mejor amigo, y Smile había vuelto a Madrid años después, esta vez con los treinta, dejando atrás épocas distintas, Madrid no se movía ya con la música, era muy distinto todo. Laura tenía sus ideas raras de que a mi me gustaba Smile, pero no era así, yo me llevaba bien con viejas amigas, lo que a veces ella no podía soportar, mi hermano Jaime le había salido un puesto en un banco en París, se trasladó junto a su mujer, ya nos estabamos separando y parecía que era ayer cuando escuchabamos juntos a The kinks, había pasado bastante tiempo de aquello.
de Marta no había sabido nada desde hacía tiempo, y como que no quería la cosa, una noche de junio del 93, se había acercado a la barra de un bar en el que estabamos un amigo mio y yo.

J- Marcos voy al baño, ahora vengo
MC- ok, te espero

se acerca una chica de unos treinta años, mientras Jean estaba en el baño

M- perdona, ¡tienes fuego!
Mc- si claro, tome
M- ¡gracias!
Mc- ¡no hay de que!
M- por cierto, tu amigo el que estaba contigo se llama...Jean
Mc- si, como lo sabes
M- dale esto de mi parte- estaba escribiendo algo en un papel-
Mc- daselo tu, ahora vendrá.
M- me tengo que ir, daselo por favor!

Marta se iba hacia la puerta cuando llegó

Mc- Oyes jean, una tia rara, me ha dado esto para ti
J- a ver...
Mc- ¿qué es?
J- una vieja amiga del pasado.
Mc- ¿pero qué quiere decir?- muy curioso marcos queriendo saber lo que quería decir ese papel misterioso
J- solo es una dirección, nada más.

Abrí el papel y ponía Marta gonzalez rosas, en el metro de manuel becerra, mañana a las 9, un número de teléfono, y un beso al final.

no sabía que hacer, llegué a casa y le conté a Laura, que el día siguiente, me iría a casa de un colega que me necesitaba, en verdad era algo así pero no se trataba de un chico, sino de una chica, no quería que sospehara nada, sobretodo de Marta, que ya estaba olvidada en su mente.

quedé con ella la llame desde una cabina, y fui a su casa directamente.
no se como ocurrió pero cuando entre en el portal, ya nos estabamos enrollando, ¿un accidente o el final de un ciclo?